La peste le arrebata la palabra a la política

Cuarentenas sin aislamiento. El coronavirus generó una concentración de atenciones que no impidió, por lo bajo, movimientos trascendentes. Entre ellos, el acercamiento de dos gobernadores que pueden alterar las aguas del PJ.

La peste le arrebata la palabra a la política
Cuarentenas sin aislamiento. El coronavirus generó una concentración de atenciones que no impidió, por lo bajo, movimientos trascendentes. Entre ellos, el acercamiento de dos gobernadores que pueden alterar las aguas del PJ.